Remedios caseros para las amígdalas hinchadas

Tratar un dolor de garganta y las amígdalas hinchadas en el hogar puede ser una medida eficaz para prevenir una visita innecesaria del médico. La inflamación de las amígdalas, también llamada amigdalitis, puede ser causada por irritantes, un ambiente seco, virus, bacterias o alergias. Las amígdalas hinchadas, aunque incómodas, no siempre justifican una visita inmediata a un médico. Las amígdalas hinchadas pueden ser tratadas eficazmente con remedios caseros. Usted puede usar estos remedios junto con cualquier tratamiento prescrito por un médico.

Aumente la humedad del ambiente usando un humidificador de la habitación o sentándose en una sala vaporosa. Esto ayudará a calmar cualquier irritación causada por un ambiente seco. Alternativamente, llene un fregadero con agua caliente y inclínese sobre el lavabo del fregadero con una toalla sobre su cabeza por algunos minutos para drenar los senos y calmar la garganta.

Haga gárgaras con una solución de agua salada caliente varias veces al día. El agua salada no sólo alivia el dolor de garganta, sino que también reduce la hinchazón. Disolver 1 cucharadita. De sal en 8 oz. De agua para hacer la solución de agua salada.

Beba bebidas calientes, como té caliente, caldo o agua tibia para aliviar el malestar y reducir la hinchazón. No consuma bebidas calientes, ya que esto podría causar dolor adicional en la garganta.

Tomar analgésicos de venta libre, según sea necesario, para mayor comodidad. También puede usar pastillas para la garganta o aerosoles para la garganta que contengan un analgésico, como la benzocaína, junto con muchos medicamentos para el dolor sin receta médica.

Descanse lo más posible y evite las actividades que irritan la garganta, como gritar o fumar.